8 abril, 2014
El arroyo fluye hacia su destino mientras la estúpida roca se queda donde estaba

—Bribón —rezongó Ts’ai Li—, usas el Libro…, ¿cómo dice ese verso?
«Como agua, blanda y dócil, que desgasta la piedra más dura…»
Tu Shan hizo una reverencia.
—¿No deberíamos decir, más bien, que el arroyo fluye hacia su destino mientras la estúpida roca se queda donde estaba?

Tu Shan. La nave de un millón de años, Poul Anderson

¿Quieres comentar?